Catedral del Carmen

Ubicada en el centro de la ciudad de Torreón, la Catedral de Nuestra Señora del Carmen, se comenzó a construir durante el tiempo de la Revolución Mexicana, y fue creada como parroquia el 1 de mayo de 1920. La Parroquia no quedó propiamente erigida, sino que fungió como una vicaria fija o vice-parroquia, en donde los fieles podían recibir los Santos Sacramentos.

El 28 de abril de 1916, Don Jesús María Echavarría, Obispo de Saltillo, pidió al Pbro. Domingo Pitarch Rico, sacerdote carmelita, que viniera a radicar a esta ciudad. En ese mismo año, se nombra al Pbro. Pitarch, encargado de la Parroquia, convirtiéndose de esta manera en el primer párroco de la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen. En ese momento, se determinó la jurisdicción territorial y los elementos que quedaron a su responsabilidad, ya que en este tiempo dependían de la parroquia de Guadalupe. Haciendas y rancherías como San Antonio de los Bravos, la Joya, San Luis, La Fe, San Agustín, La Paz, la Unión, La Concha, El Perú, El Fresno, Paso del Águila, La Perla y Triguillo, eran zonas que pertenecían a la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen.

El Padre Pitarch Rico duró como encargado de la parroquia del Carmen hasta 1926, año en que tuvieron que cerrar las iglesias de toda la República Mexicana por la persecución religiosa mandada por el entonces presidente Plutarco Elías Calles. Las actividades se reanudarían tres años después. Los padres carmelitas ya no regresaron, fueron los padres jesuitas quienes se encargaron de la atención pastoral y la administración de la Parroquia del Carmen.

Fue hasta el año de 1960, en la recién creada Diócesis de Torreón, que se elige a la Parroquia del Carmen como sede episcopal, terminando así el cuidado pastoral de los padres jesuitas, ahora la parroquia sería atendida los sacerdotes diocesanos, siendo su primer párroco el P. Manuel García Guajardo, mejor conocido como el Padre Manuelito.

Al ser nombrada la parroquia del Carmen sede de la Diócesis, recibió el título de Catedral, que es lugar propio del señor Obispo, donde se encuentra su cátedra o sede; la palaba oficial es cátedra, de donde viene la palabra “catedral”. La cátedra es esa silla majestuosa en la cual se sienta el Obispo, es su símbolo como maestro y guía de su Diócesis, en donde sólo existe una catedral que es la iglesia del pueblo y recinto de grandes celebraciones diocesanas, tales como las de Navidad y Pascua, y las celebraciones propias del obispo diocesano.

Durante su historia como Catedral del Carmen, sólo ha tenido cuatro párrocos. Después del P. Manuelito, el segundo párroco fue el P. Artemio Villarreal, hasta su muerte el 15 de septiembre de 1997, continuando el P. Francisco Castillo Santana y finalmente, desde 2010 el párroco es el P. Gerardo Zatarain García.

BIBLIOGRAFIA: Gómez Orozco Francisco Javier, Diócesis de Torreón Antecedentes Históricos, Torreón, Coahuila, Carmona Impresores S.A. de C.V., 2011, 253 p.