La Diócesis

La evangelización de la Comarca Lagunera

       A pocas décadas de la conquista de México, el hoy territorio de la Diócesis de Torreón perteneció al Obispado de Guadalajara (Diócesis en 1560); luego pasó a depender del Obispado de Durango (creado en 1620).

       La evangelización en esta región central norte de México, a partir de finales del siglo XVI asentó sus primeros centros en lo que hoy es Parras de las Fuentes y en San Pedro de las Colonias, a cargo inicial de los sacerdotes de la Compañía de Jesús. 

       El norte formó parte de las preocupaciones estratégicas de los enviados de la Corona Española de la segunda mitad del siglo XVIII, ya que su escasa población la hacía codiciable para las incipientes políticas expansionistas del vecino país.

 

“Al norte lo poblamos o lo perdemos”

– José de Gálvez, visitador real de España (1777)

Catedral antigua - Diócesis de Torreón

1958: Nace la Diócesis de Torreón

       Fue el 19 de junio de 1957, que Pío XII creó la Diócesis de Torreón y canónicamente fue erigida por el Monseñor Luigi Raymondi, Delegado Apostólico en México, el 19 de abril de 1958.

        Su territorio, desmembrado de la Diócesis de Saltillo, quedó limitado por los cinco municipios coahuilenses de la Comarca Lagunera, con una extensión de 24 mil kilómetros cuadrados, dominando llanuras desérticas.

       Pío XII nombró como Primer Obispo de Torreón, al entonces rector del Seminario de Saltillo, Pbro. Fernando Romo Gutiérrez, consagrado Obispo el 20 de abril de 1958. 

      Las enseñanzas y directrices de Fernando Romo fueron impulsadas por el Obispo con el apoyo de peritos conciliares que invitó a Torreón.

       El nuevo Obispo recibió la Diócesis con 12 presbíteros diocesanos y 26 religiosos; tres parroquias en la cuidad y cinco en el medio rural.